Las malas lenguas

Michoacán y sus mentiras

Michoacán y sus mentiras

Dicen las malas lenguas que hoy por la tarde el Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, asistió a la inauguración de la Semana Nacional del Emprendedor, evento de alcance mundial, que fue inaugurado por el Presidente Enrique Peña Nieto, y en el que por primera vez participó Michoacán con el stand más grande de las entidades presentes, para hacer patente las ventajas competitivas con que cuenta la entidad.

Llama mucho la atención el desmedido gasto que realizó el Gobierno de Michoacán para vender la idea de que la entidad puede ser un mejor destino de inversión que otras entidades que no tienen los mismos problemas que nuestro bello Michoacán.

Nadie imagina cómo algún empresario pudiera elegir a nuestro estado por encima de otros estados donde no se ven ninguno de los problemas que a diario tenemos en Michoacán.

Marchas y plantones, inseguridad pública, regiones con presencia de grupos delincuenciales, ejecuciones, tomas de casetas, quema de vehículos y debilidad de las finanzas locales son los elementos que han disminuido la afluencia de visitantes y la atracción de grandes inversiones a Michoacán. Hasta que el Gobierno no resuelva todos esos grandes temas no logrará generar que esos grandes inversionistas quieran invertir su dinero en un estado que a nivel nacional es conocido como una entidad repleta de problemas, inseguridad y de injusticia social.

Para vender la idea de que Michoacán es un estado repleto de bondades, el Gobierno del Estado realizó un montaje en 24 metros cuadrados donde participan diversas dependencias de la entidad, todo ello en la Ciudad de México.

Obviamente a los que acudan a visitar el stand no se les presentarán las imágenes de las decenas de cuerpos ejecutados, ni de los vehículos que arden en las conflictivas carreteras de la Región de Tierra Caliente; mucho menos se les dirá que el ejecutivo adeuda millones de pesos a sus trabajadores, empresarios, constructores o campesinos. Aquí eso no se le dirá a nadie.
Por ese motivo tal parece que el Gobierno pretende aplicar el viejo refrán que dice: “En boca del mentiroso hasta lo cierto se hace dudoso.”

Ni modo ya los mordió la víbora.

 

Comentarios

Related Articles

Close